jue. Oct 1st, 2020

De destino turístico a puente humanitario: tripulación agradece a Vallarta por recibir crucero en emergencia

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


Un video difundido por Argenis Olvera muestra como la tripulación del crucero Rotterdam agradece con creces a Puerto Vallarta, por aceptar recibir al barco con todo y pasajeros el pasado domingo, en medio de estallido de la pandemia de coronavirus, que hizo imposible a la nave regresar a su puerto de partida original.

Perteneciente a la línea naviera Holland American Line, fue el pasado viernes cuando trajo a unos 600 pasajeros en viaje programado con arribo a la riviera del Pacífico mexicano, entonces, cuando hacía su escala en Puerto Vallarta, el presidente Donald Trump prohibió las operaciones de cruceros en Estados Unidos ante el brote de coronavirus.

De este modo, el Rotterdam, al igual que otros cruceros, quedaron en la incertidumbre mientras navegaban en altamar o se paseaban por otros puertos. Ante el alto riesgo de que exista un brote a bordo o si tocaban otros puertos, e  incluso las dificultades de llegar a Estados Unidos, con miles de casos ya registrados, el Rotterdam pidió permiso a la Administración Portuaria Integral para quedarse tres días y usar la ciudad como puente humanitario.

Al final, todos los pasajeros fueron repatriados por avión, desde el Aeropuerto Internacional de Puerto Vallarta. El crucero se fue al mar para hacer un recuento de provisiones y evaluar sus posibilidades, ya sin pasajeros, y hoy nuevamente regreso a la terminal marítima local, donde con este gesto, haciendo sonar el claxon y con su tripulación gritando y sosteniendo paños plancos, agradeció la hospitalidad en tiempos de emergencia del gobierno mexicano.

Al mismo tiempo que esto sucede, otro barco, el Europa, de Hapag Lloyd Line, sostiene la misma operación, y en 12 autobuses sus 300 pasajeros fueron trasladados al Aeropuerto para ser repatriados de regreso al viejo continente. Se sabe que el Gobierno de México ha autorizado el uso de sus terminales marítimas para convertirlas en puentes humanitarios, a todos aquellos cruceros atrapados por el cierre de fronteras que provoca la pandemia de COVID-19.

Los pasajeros de todos los barcos que lleguen antes serán evaluados por una inspección de Sanidad Internacional para verificar que no están contagiados por COVID-19.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *