lun. Sep 28th, 2020

La 200 a 4 carriles está casi terminada; se esperan MUCHOS TURISTAS

Eugenio Ortiz Carreño
Riviera Nayarit


Entre La Peñita  y Las Varas hay obras de ampliación de la  Carretera Federal 200 que dificultan la circulación vehicular, algo que se notó durante este puente, pues el flujo de turistas fue abundante. Aunque hay tramos ya terminados, existen donde solo hay dos carriles a los lados pavimentados, y en el centro hay terracería; en algunos hay tres carriles listos, y en general la obra muestra entre 50 y 70 por ciento de avance. También se vislubran puentes en construcción y están en su fase final.

Esta ampliación permitirá lograr un traslado más fácil y rapido, así como menos peligroso, desde la Riviera Nayarit hasta Puerto Vallarta. Tan sólo el domingo, un nuevo accidente en una sección de dos carriles dejó un saldo de 4 muertos.

Y pesar de la emergencia sanitaria que prevalece en México  y en todo el mundo por la pandemia de COVID-19, muchos turistas mexicanos se dieron oportunidad de disfrutar el fin de semana en las playas de Vallarta y Riviera Nayarit. El puente que terminó este lunes se pudo ver una gran afluencia de automovilistas con destino a Puerto Vallarta, y durante la tarde – noche el tránsito intenso fue de retorno a la ciudad de Guadalajara.

El intenso flujo vehicular se vio también afectado  por las otras obras en proceso, pero de la autopista Jala-Puerto Vallarta (Vía Corta, en su tercera etapa), que realiza varios puentes elevados en el tramo que comprende desde el Guamuchil, San Ignacio y Sayulita. Como es natural, el movimiento de tierra y maquinaria obstaculiza el tránsito de carros y autobuses.

De esa manera, en el tramo de la desviación a Punta de Mita, hacia el norte, la circulación fue intensa debido a que muchos automovilistas decidieron retornar a sus lugares de origen a Guadalajara y demás ciudades del Bajío. En lo que es el entronque hacia Punta de Mita a Sayulita el tráfico estuvo a “vuelta de rueda”, “pesadísimo”, dijeron conductores que realizaron el recorrido.

Esto se debe a que en el poblado de San Ignacio donde hay “entre 400 topes o reductores de velocidad” que son necesarios para la comunidad  pero que entorpecen el tráfico vehicular, al grado de hacerlo muy lento. Desde Sayulita hasta la Peñita, el tráfico es pesado, pero se avanza bien, sin embargo, en la Peñita los semáforos provocan un auténtico desastre, ya que hay tráfico parado desde la entrada hasta después del centro del pueblo.

De cualquier manera, se espera un gran volumen de carros y autobuses de línea trayendo gente desde Guadalajara y la Ciudad de México para la Semana Santa, como cada año, esto pese a la recomendación de no viajar si no es indispensable por parte del gobierno federal, en contexto de la pandemia. Este puente dicha medida fue tajantemente ignorada y el turismo dio una ocupación de 80% en el destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *