mié. Sep 23rd, 2020

Donaron 500 despensas en Mojoneras; la fila fue de 12 cuadras

Eugenio Ortíz Carreño
Puerto Vallarta

El prestigiado salón de eventos Sam Carlos abrió sus puertas para apoyar a familias de escasos recursos. La recepción no estaba como siempre con mesas y sillas para festejar una boda, quince años, congresos, o reuniones de ex alumnos. Pues la ocasión de ayer, fue la del conocido doctor Armando Joya, quien donó despensas a unas 800 personas que pasan por problemas económicos a causa del desempleo generado por la pandemia de COVID-19.

Ubicado en la delegación de Mojoneras, el salón recibió como “invitados” a cientos de personas de escasos recursos, quienes hicieron una larga fila (de más de 12 cuadras) compuesta con hombres y mujeres quienes buscaban apoyo para llevar un poco de alimento a sus hugares.

Ahora no se veían los típicos hombres de traje y damas vestidas con gala, sirviendo banquetes. El domingo se dieron cita desde antes de las 2 de la mañana, para poder asegurar un buen lugar, cientos de personas que acudieron al llamado de la buena voluntad de un empresario local del sector salud como lo es docor Armando Joya y su equipo.

Algunos vestían sus prendas casuales, pero acompañados de cubrebocas, guantes, y hasta caretas de plástico transparente, así como la norma de etiqueta de ahora que es mantener la sana distancia. Por ello, a quienes carecían de cubrebocas, se les entregó antes de que ingresaran a entregar su credencial de elector que comprobara su residencia en Puerto Vallarta, y posteriormente recibieran su despensa.

Para establecer el orden en la puerta principal, se contó con el apoyo de elementos de Protección Civil y Bomberos, Policía Municipal, Policía Vial y gente del equipo de voluntarios que apoyaban el orden de la fila.

La hilera de gente se prolongó desde la avenida Tamaulipas, hasta por 15 cuadras, sobre la calle Chiapas de la delegación de Mojoneras; pese a las especificaciones en la invitación,. las personas iban con más de un integrante de la familia, así se constató al hacer un recorrido previo a la entrega de los víveres.

Algunos utilizaron sus caretas de plástico como asientos para descansar en el suelo, y hubo quienes incluso llevaron sillas de su casa para poder esperar al reparto, ya que si bien la fila se comenzó ha hacer desde las 2 de la mañana, después de las 7 aún continuaba llegando gente que alimentó la multitud.

Es importante mencionar que no sólo acudieron familias originarias de Puerto Vallarta, sino que también se tenían personas de otros estados de la República Mexicana que desde hace 8 meses o más se cambiaron a este municipio, y que procedían de otros estados como Sonora, Nayarit, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Colima. Habían llegado aquí siguiendo la promesa del empleo tan abundante que usualmente ofrece la industria turística.

A pesar de que se les solicitó a las personas que no acudieran adultos mayores o niños, dentro de la fue posible observar apersonas de estos grupos de edad; incluso gente en silla de ruedas y con muletas. La enorme fila se asemejaba a las imágenes mostradas hace meses en la televisión, acerca de las caravanas migrantes.

Al final, el equipo del doctor Armando Joya y su equipo entregaron unas 500 despensas, en un acto que, el propio empresario confesó, “es inédito” en la experiencia en su actividad, pero que representa “un aporte de regreso a Puerto Vallarta, que nos ha dado todo”.

“Nosotros siempre hemos tratado de ayudar a nuestra comunidad de manera altruista desde el sector salud. Y este apoyo ha sido por parte de empresas del sector a personas vulnerables (…) hemos visto gente que se forma y hace filas para buscar una despensa, de ahí nace la inquietud de ver lo que está pasando con nuestra gente”, señaló el médico empresario.

Puntualizó también que con esta iniciativa han tenido el acercamiento de personas de todo tipo, y las acciones son realizadas sin ningún fin de lucro y fuera de todo contexto político.

Por último, no descartó realizar más entregas de alimentos en otras colonias, pues la respuesta de la gente ha sido más que buena, todo dependerá de las donaciones que empresas y ciudadanos hagan, y que hicieron posible este primer acto de bondad hacia las familias más necesitadas del destino turístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *