dom. Jul 12th, 2020

Las montañas que PROTEGEN Vallarta tienen 100 millones de años

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta

Son una imponente figura que se alza por sobre el paisaje; dominan el panorama en la ciudad, y cuando los turistas llegan en cruceros, se quedan impactados por ver a tan altas montañas demasiado cerca de una costa paradisíaca.

El mismo efecto ocurre para quienes aterrizan, llegando en avión, pues antes, las aeronaves bajan poco a poco y sortean las enormes montañas, cuyas cimas se vislumbran cerca.

“La montaña” vallartense es más que un ícono de la geografía local, pues preserva la biodiversidad, regula el clima, y sobre todo, protege a la bahía del ingreso directo de poderosos huracanes que vienen desde el sur.

Con picos de hasta 600 metros de altura, son la transcición entre la costa, a nivel del mar, y la montaña templada, rumbo a las ciudades del Occidente y el Centro del país. Particularmente, las montañas que vemos rodeando al valle en la bahía, son parte del Eje Volcánico Transversal, una enorme estructura rocosa que parte el país, desde la costa de Nayarit y Jalisco, hasta Veracrúz.

El Eje Volcánico Transversal comienza en el principio de la Sierra Madre Occidental, justo en Puerto Vallarta y la costa de Jalisco. / Vallarta Opina.

Comienzan en el mar, sobre las Islas Revillagigedo, pasando por las Marietas, pero en tierra, Puerto Vallarta y Bahía de Bandera son el comienzo de esta enorme cadena montañosa, compuesta por la Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre Occidental.

Sobre esta, se alzan los volcanes de México, que forman parte del cinturón de fuego del Pacífico, una red mundial de conos de lava que brotan a la superficie terrestre. Están, por ejemplo, el volcán Singuahuey, en Nayarit, y el Ceboruco; también el Volcán de Fuego en Colima; el Popocatépetl e Itztacíhuatl, en la Ciudad de México y Puebla, el Citlaltépetl (Pico de Orizaba), Veracrúz; entre otros colosos altos.

La montaña luce imponente desde cualquier calle vallartense que se le vea.

Pero la parte que se extiende en Puerto Vallarta, es de las más antiguas de todo el país. Primeramente, porque está en los límites de la gran placa tectónica de Norteamérica, y la de Cocos que se subduce a la primera, causando los terremotos que han azotado a la región a lo largo de la historia con origen en el Pacífico mexicano, incluidos los de septiembre del 2017.

Cien millones de años de montaña

De acuerdo al registro histórico geológico aceptado para México, las costas desde Michoacán hasta California, comenzaron a existir durante el final del periodo Mesozoico, desde el cretáceo tardío, hace unos 120 millones de años, como islas y archipiélgos, sólo empezando a madurar hasta el Cenozoico Paleógeno, unos 66 millones de años atrás.

La costa donde hoy está Puerto Vallarta, comenzaba a existir como una cadena de picos e islas alineados en el borde exterior de Laurasia, una masa continental originada con la partición de Pangea. Pero no fue sino hasta hace 100 millones que se consolidó en un bloque sólido de tierra con la bahía que actualente conocemos.

Evolución geográfica de México. Nótese la costa de Jalisco./ Oscar Reséndiz

Desde entonces, el agua que formaba una especie de mar en el interior de la República Mexicana comenzó a retraerse y los movimientos de placas tectónicas iniciaron a separar la península de California de Norteamérica, hace 20 millones de años, así como a consolidar montañas y picos, costas sólidas en México de cara al Océano Pacífico.

Hace 5 millones de años, el Mar de Cortés terminó de formarse, separándose la peínsula de Baja California por completo del Occidente del país, dejando un espacio en forma de pico en donde hoy existe la bahía de Banderas, así como las costas de México en el Pacífico, concluyendo su apariencia actual.

Pero es gracias a la forma con la que quedó este rincon desde el que se separó la península de California, que las montañas plantan resistencia de frente a los huracanas que se originan en el sur del Pacífico y se dirigen a tierra.

Todos los movimientos generaron enormes cadenas de montañas, y fue hasta hace 40 millones de años que el Eje Volcánico Transversal alcanzó a dar el grueso de tierra al país que hoy luce México en el mapa.

Durante la época de los dinosaurios, no se registran grandes concentraciones de especies terrestres en esta región, pero muy probablemente gigantes marinos como el Liopleurodón y el Megalodón nadaron en las aguas que rodeaban a la bahía.

Hoy, estas montañas están cubiertas por un tipo de selva conocida como subcaduficólea, es decir, de baja estatura y con capas densas, que se extienden por terrenos montañosos, no planos, y en la que vive una enorme biodiversidad de aves, mamíferos y reptiles. Es un terreno accidentado en términos generales, irregular, el que rodea la región y con medianos valles.

Gracias a lo anterior, Puerto Vallarta también se mantiene con un dificil acceso terrestre, lo que impidió el desarrollo de la civilización a gran escala durante siglos, mientras el resto de México era urbanizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *