mar. Sep 22nd, 2020

Urbano Aguilar no puede hacer cuarentena: tiene que vender en el Centro para comer

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta

La instrucción es muy explícita: “quédate en casa”. El gobierno, en sus tres niveles, solicita a la población que no salga si no es absolutamente necesario, y que cierre sus negocios y no asista a trabajar si se trata de actividades no esenciales.

En términos generales, la respuesta de la ciudadanía, específicamente en Puerto Vallarta, ha sido buena. Sin embargo, hay quienes no pueden dejar de salir porque no cuentan con ahorros ni ingresos estables, dependen de las ventas, e incluso, viven al día y requieren salir adelante laborando cotidianamente.

Tal es el caso de Urbano Aguilar, un vendedor de frituras que con su canasta se pasea por el Malecón y el Centro, todos los días en Puerto Vallarta desde hace 35 años. Es originario del Estado de México, y narra que en sus más de tres décadas trabajando en el destino turístico, jamás había visto tanta soledad.

“No, nunca había estado tan sólo, estuve en lo del ‘Chupacabras’, cuando el huracán (Kenna), lo de la influenza, pero nunca estaba tan bajo como está ahorita”, señaló comparando el contexto actual con las otras crisis por las que ha pasado Puerto Vallarta.


Mira también: jaguar merodea en Conchas Chinas

                       

Con su canasta llena de papitas, churritos, palomitas y más frituras, recorre las vacías calles del Centro, esperando que algunos policías le compren, también los pocos residentes y turistas extranjeros que quedan y salen ocasionalmente en el área.

Necesita vender para poder llevar sustento a su casa, con sus familiares, y además poder comer él. “La verdad , pues de comer, aquí podría acabarme las papitas, pero necesito vender, yo no puedo quedarme encerrado porque no tengo quien me de”, señaló.

La canasta de Urbano está muy surtida, las ventas son bajas.

Como él, hay decenas de vendedores que aún se ponen, como un puesto de tamales con dos personas que también es posible ver en el parque Hidalgo, y que esperan pacientes a que alguien les compre, quizás gente que vive en la colonia 5 de Diciembre.

La pandemia, pese a que únicamente ha hecho perder la vida a 3 personas e infectado un total de 12 hasta el día de hoy en Puerto Vallarta, le ha quitado sus clientes al gremio de vendedores que solían obtener buenas ganancias gracias al turismo masivo de la ciudad, en temporadas como la de ahora.

La contingencia sanitaria ha dado un fuerte golpe a los bolsillos de los vallartenses, de manera general, al suspenderse las actividades de hoteles, restaurantes y bares, dejando a miles sin certidumbre de sus ingresos, pero también, a los vendedores ambulantes a quien venderle mercancía.

Urbano Aguilar sale a vender pese a que no se ven personas en el Centro, necesita obtener ingresos para sobrevivir.
Urbano Aguilar no es el único. Todos los vendedores sufren la falta de persona en las calles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *