mar. Sep 22nd, 2020

Puerto Vallarta cumple 102 años cerrado al turismo en su crisis más grave

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta

Puerto Vallarta cumple un siglo y dos años este domingo desde que le fue otorgado el título de municipio, a inicios del siglo pasado. Es el aniversario de un importante hecho, el comienzo del rumbo autónomo en materia administrativa y política para esta localidad.

El 31 de mayo de 1917, mismo año en el que se forjó la actual Constitución Política de nuestro país, la entonces Comisaría de Las Peñas es reconocida como municipio, y cambia su nombre a Puerto Vallarta, en honor al gobernador de Jalisco Ignacio L. Vallarta, ícono del federalismo y la independencia política de Jalisco durante el siglo XIX.

Desde antes que esa fecha, sin embargo, Vallarta ya era un lugar de relevancia política y económica, pues había una agencia aduanera, se recibían y exportaban mercancías agrícolas como el plátano, y además, era punto de embarque para los riquísimos cargamentos de oro y cobre que se extraían en las minas de El Cuale, río arriba.

La época turística comenzó a finales de los 50, era muy bien retratada por la colección recientemente revelada al público por el canadiense Scott Rowed, cuyo padre tomó fotografías inéditas de Puerto Vallarta entre 1955 y 1957 para aerolíneas en Canadá.

Hoy, Puerto Vallarta cumplirá su aniversario sin grandes festejos como ya es tradición, ante una pandemia que azota con toda su fuerza a la región, una que vive del turismo, actividad para la que esta ciudad se encuentra absolutamente cerrada hasta nuevo aviso.

Nunca en su corta historia, Puerto Vallarta había estado tan inactivo, con semejantes cifras de desempleo como las de ahora (120 mil de una población de 203 mil habitantes), porque durante toda su existencia siempre había existido una actividad por realizar.

El pequeño puerto ha enfrentado de todo: huracanes, terremotos, tsunamis, olas de inseguridad, muy malos gobernantes, e incluso otras epidemias. Sin embargo, en los próximos meses tendrá que plantar cara a una etapa difícil: la de volver a enamorar a extranjeros y nacionales prácticamente quebrados para convencerlos de visitar esta bahía, y trazar rumbo a la recuperación económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *