sáb. Jul 11th, 2020

Vallartense atrapado 50 días en CRUCERO con casos de COVID19 regresa a casa

Miguel Ángel Ocaña Reyes
Puerto Vallarta

Jaime Wolburg Ramos es un joven vallartense que vivió la pandemia de coronavirus a bordo de un crucero en el océano Pacífico entre Australia, Indonesia y Filipinas, el Voyager of the Seas, de Royal Caribbean International. Ahí labora como bailarín profesional, sin embargo, con la contingencia sanitaria, experimentó un angustiante viaje de 50 días en el que no podían desembarcar debido a que pasajeros y tripulación se infectaron de COVID-19, lo cual complicó su regreso.

En entrevista, Jaime comparte su experiencia, y el periplo de dos días para regresar con su familia a Puerto Vallarta.

¿Cómo inició tu trabajo en este barco?

Empecé mi contrato en Singapur, y luego hice mi crossing en Australia. El final de mi contrato era en abril nueve, el último día que toqué tierra fue en Mystery Island el 11 de marzo en Nueva Caledonia, desembarcamos a los pasajeros el 18 de marzo en Sídney Australia, ese fue el último día que tuvimos pasajeros en el barco.

¿En ese periodo les informaron de la pandemia?

Sí, ya ves que inició en diciembre-enero en China, no había llegado todavía a Australia, porque nuestro barco estaba visitando las islas del sud pacífico, y hasta que llegó a Australia la situación empezó a empeorar en todo el mundo, la compañía empezó a cancelar todos los cruceros, y nosotros fuimos el último barco que tuvo pasajeros de toda la compañía.

¿De ahí a dónde se dirigieron?

Nosotros estábamos esperando que las autoridades de Australia nos dieran luz verde para poder repatriar a la tripulación a sus respectivos países, pero nos cerraron las puertas, no pudimos bajar del barco, y los únicos que pudieron desembarcar fueron los australianos que trabajaban ahí.

¿Había algún enfermo en el barco en el que ibas?

Tuvimos cuatro tripulantes que fueron confirmados con coronavirus, y 26 pasajeros…

¿Dónde se contagiaron los tripulantes?

A los tripulantes los contagiaron los pasajeros, y a ellos los bajaron en Australia para darles el tratamiento en el hospital, los pasajeros no tienen idea de dónde agarraron el virus, pero después de que bajaron a todos ellos nuestra nave nos hizo prueba de coronavirus, y la nave está limpia.

¿Cuánto tiempo permaneciste en el barco?

Del 18 de marzo al dos de mayo, fueron exactamente 50 días en el mar.

¿Cómo se realizó la contingencia a bordo del barco?

Gracias a Dios en mi profesión no tenemos contacto con los pasajeros, solo tenemos que presentar el show, nosotros tuvimos mucho cuidado, porque cuando estaba lo del coronavirus evitábamos ir a áreas de pasajeros, solamente estábamos en áreas de tripulación, pero también hay gente que limpia los cuartos, meseros, gente que tiene contacto con los pasajeros y también con nosotros, lo cual era muy riesgoso para todos.

¿Cómo fue la cuarentena?

Mira, después de que Australia nos cerró las puertas, nos dirigimos hacia Bali, Indonesia para desembarcar 232 tripulantes de Indonesia, ese trayecto duró dos semanas, periodo durante el cual hicimos nuestra cuarentena en una cabina de pasajeros, nos dieron la posibilidad de tener balcón para tener luz, aire fresco, y obviamente comida, así como apoyarnos con todas nuestras necesidades, nos daban las noticias por interfono, nos ponían películas en la televisión, nos dieron internet, nos cambiaban las toallas y sábanas tres veces a la semana, todo muy bien, la compañía se portó muy bien con nosotros, se hizo cargo de nuestra salud, nos pagó hasta el último día de contrato, y también nos seguía pagando estando a bordo, cabe destacar que nos tomaban la temperatura dos veces al día, éramos alrededor de 1300 tripulantes en el barco, de esos solo 400 eran de working crew, que son los que trabajan en el barco, así que éramos alrededor de mil tripulantes que no estábamos trabajando.

Nosotros teníamos la esperanza de que Indonesia nos dejara desembarcar, pero solamente dejó desembarcar a 232 tripulantes que teníamos de indonesia, cuando ellos desembarcaron les hicieron el test de coronavirus y salieron cero positivos, ninguno tenía el virus, eso para nosotros fue luz verde para saber que nuestro barco estaba sano y libre de virus.

¿Cuántos tripulantes quedaron?

Ya sin ellos quedamos aproximadamente 800 más el working crew.

¿De ahí a dónde se dirigieron?

Después de que Bali nos cerró las puertas, hubo un comunicado en el que nos informaron que Manila en Filipinas, nos iban a dejar desembarcar siempre y cuando cumpliéramos la fase dos de la cuarentena, esto es usar máscaras y con la sana distancia. Llegamos a Manila en cinco días después de Bali, el 25 de abril, ahí nos dieron autorización de bajar a la tripulación internacional desde el día 30 de abril, 1 y 2 de mayo solo pudimos bajar 30 tripulantes para tomar el vuelo para regresar a nuestros países, a mí me tocó el dos de mayo, en mi caso siempre estuve en contacto con la embajada mexicana en Filipinas, a quienes quiero agradecer porque siempre estuvieron al pie del cañón, lo mismo que la embajada en Indonesia, ellos me ayudaron mucho con documentación, información y todo lo que necesité.

¿Ahí qué siguió?

Antes te cuento una historia de suerte, gracias a Dios, yo cuando estaba haciendo migración para pasar a tomar mi vuelo en Manila a las 11:55, el embajador de México en Filipinas me mandó un mensaje y me dijo, Jaime, tienes mucha suerte de estar viajando hoy, porque hoy a las doce de la noche entra en “lock down”, cierran todo Filipinas y no van a saber hasta cuando abrir, y está cerrado el país tanto para filipinos como para tripulación internacional; entonces todos mis amigos que se quedaron en el barco, que ya tenían vuelos en el siguiente día, no se pudieron bajar porque cancelaron, eso cambió de un día para otro, de pura suerte estoy aquí.

¿De ahí cuál fue el siguiente destino?

De Manila Filipinas a Corea del Sur, llegué a las cinco de la mañana a Seúl, y luego tomé mi vuelo a las 12:25 a la ciudad de México, y llegué a la ciudad de México a las 11:30 de la mañana de este domingo tres de mayo, para después tomar un vuelo a Guadalajara a las 15:30 horas y de ahí un camión a Puerto Vallarta.

¿Cuántas horas de viaje?

De Filipinas a Corea del Sur fueron cuatro, y de Corea del Sur a México doce horas, más hora y media de México a Guadalajara, y cinco o seis horas del autobús a Puerto Vallarta, a eso hay que agregarle el tiempo de las escalas, así que son dos días para llegar.

Lee la entrevista completa en la edición impresa de Vallarta Opina, totalmente gratis haciendo clic aquí.

Jaime Wolburg Ramos

El Voyager of the Seas de Royal Caribbean International.
Jaime a bordo del Voyager of the Seas.
Jaime, de regreso a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *