mar. Sep 22nd, 2020

Amalia llevaba 3 meses SIN TRABAJAR. Hoy, volvió a vender a turistas

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta

Y las playas han vuelto a tener gente. Casi de forma repentina, desde que se anunció su reapertura, los bañistas locales y turistas desde Guadalajara y otros pueblos y ciudades cercanas, comenzaron a llegar. Ayer, fuimos a la playa del Holy, junto al río Pitillal.

Estaba absolutamente llena, con grupos de 4 o 5 personas, a veces más, algo distanciadas unas de otras, no contamos menos de 200 gentes. Llegaron con sus mesas, sillas, sombrillas, pizzas, pollos, loncheras y hieleras, era una verdadera escena de día de campo. Pero en la playa. Era un poco usual jueves familiar.

Entre toda esa muchedumbre, pudimos vislumbrar a una mujer, de unos 40 años aproximadamente, que cargaba con su canasta de frituras y botanas. Vendía con éxito a quienes ahí estaban reunidos.

Su nombre, nos dijo, es Amalia, vive aquí en Puerto Vallarta, y llevaba 3 meses sin poder trabajar porque las playas estaban cerradas y no abía turismo. Pero ayer, nuevamente, pudo volver a vender su mercancía gastronómica a los paseantes.

“Tengo hijos, ¿quién me los va a mantener? Ya por fin pude vender, hoy veo más gente”, nos señaló brevemente.

Si situación es prácticamente la misma que la de miles de vallartenses trbajadores que casi o en efecto viven al día, de la venta que usualmente hacían en el ambulantaje al paseante en playas y malecones. Caminando y con canasta en mano.

¿El virus? Ahí sigue. Pero la economía tiene que reactivarse, o al menos eso han ofrecido como postura las autoridades, y lo han convertido en política pública. En términos sanitarios, por supuesto que existe un riesgo. Pero hablando en un contexto meramente económico, la reapertura era más que necesaria y es totalmente buena para la clase trbajadora vallartense, que es el grueso de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *