sáb. Sep 19th, 2020

Se recupera economía de Cabo Corrientes y sur de Vallarta por visita de turismo a playas

Reporteros Vallarta Opina en Línea
Puerto Vallarta

Habitantes del vecino municipio de Cabo Corrientes se encuentran ahora tomando un respiro económico, tras sufrir los estragos del gran confinamiento que implicó durante la cuarentena la pandemia. Esto, debido a que ya se ha recuperado la afluencia de visitantes, pues el turismo llega “incluso a manos llenas” durante los fines de semana.

Principalmente, los turistas son mexicanos, provenientes de Guadalajara y estados como Ciudad de México, Aguascalientes, Estado de México, Nayarit, y algunos estados del norte, así como varios habitantes locales y de la región deciden ir a las playas del municipio para dar un paseo.

Son lugares icónicos como Colomitos, Las Ánimas, Yelapa, Caletas, y Boca de Tomatlán, que está en el límite de Puerto Vallarta y Cabo Corrientes, ubicados en el sur de la bahía, donde lugareños quienes viven de la venta de alimentos, bebidas, taxis acuáticos y renta de sombrillas y sillas, que han visto el repunte en sus actividades y reflejado un beneficio para sus economías.

En esta franja desde Boca hasta Las Ánimas, hay decenas de restaurantes y pequeños hoteles y mansiones de hospedaje, así como playas escondidas y paradisíacas, que se benefician usualmente con un turismo que busca sitios más alejados de la ciudad y la zona hotelera de Puerto Vallarta.

Están, por ejemplo, las “Casitas Maraiko”, un hotel en medio de la selva con palapas, pero a borde de playa, que también funge como club de fiesta o antro y restaurante. Colomitos, con su diminuta pero increíble apariencia, y Las Ánimas, entre otros.

Fin de semana tras fin de semana, más personas han llegado en taxis acuáticos o incluso caminado por el sendero en la selva, buscando aventuras en medio de la naturaleza y probar la fresca gastronomía de marisco que ofrecen los establecimiento de la zona.

Sin embargo, es evidente la ausencia de los extranjeros, quienes aún no comienzan a llegar en grandes cantidades a la región, pero de momento, son los visitantes paisanos quienes ‘sacan la casta’ para salvar la economía 90% dependiente del turismo de Puerto Vallarta y Cabo Corrientes.

Desafortunadamente, Riviera Nayarit aún no se abre formalmente al turismo, y las autoridades del gobierno nayarita aún promuven el quedarse en casa, manteniendo las playas oficialmente cerradas, lo que mitiga la llegada de turistas.

La realidad es que ya hay ocupación hotelera en Nuevo Vallarta, Bucerías y otros destinos de la Riviera, donde quienes llegan disfrutan de playas y además acuden a Puerto Vallarta a disfrutar de la vida costeña y nocturna que Nayarit aún no puede ofrecerles a plenitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *